Desfiles virtuales: ¿llegaron para quedarse en el mundo de la moda?

El desfile de la congoleña Anifa Mvuemba se ha hecho viral y eso que en la pasarela no están  ni Naomi Campbell. Tampoco las hermanas Hadid o Kendall Jenner. No hay modelos y todo el protagonismo lo tiene la ropa. Su nombre está hoy en boca de todos por presentar su nueva colección con un desfile virtual, renderizando el movimiento textil en 3D. Una idea en la que hoy muchos ven solución para los próximos desfiles de moda.

Publicado el 8 julio 2020

El desfile de la congoleña Anifa Mvuemba se ha hecho viral y eso que en la pasarela no están  ni Naomi Campbell. Tampoco las hermanas Hadid o Kendall Jenner. No hay modelos y todo el protagonismo lo tiene la ropa. Su nombre está hoy en boca de todos por presentar su nueva colección con un desfile virtual, renderizando el movimiento textil en 3D. Una idea en la que hoy muchos ven solución para los próximos desfiles de moda.

Anifa, directora creativa de Hannifa, tiene 29 años y reside en Baltimore (EE.UU.) e hizo este vídeo para compartir su trabajo en Instagram Live pensando solo en la gente que no puede acudir a sus desfiles. No sabía que meses más tarde habría una pandemia y la gente tendría que estar confinada en casa. El vídeo se ve ahora como una salida para los desfiles y presentaciones que se quieran hacer durante la cuarentena o en las fases de la desescalada con restricciones. Hipnotiza, por lo que se ve y por lo que no se ve.

«La verdad es que me encanta», dice María Escoté, una de las pioneras en la transformación digital de la moda en España y en abrir canales distintos tanto de comunicación como de venta. «Creo que en el momento que estamos hay que evolucionar y pensar en nuevas formas de ofrecer un desfile. ¡Este nuevo formato digital me encanta!. Además de un nuevo formato para tiempos de confinamiento pienso que aporta muchas otras cosas importantes en el mundo de la moda», dice la creadora que, además, fue la primera en hacer de la ropa de segunda mano y el reciclaje una opción real y una opción de negocio, como vimos en la MBFW Madrid.

Los próximos desfiles programados peligrarían si hubiese un cambio en la curva de contagios o el temido rebrote para después de verano. Por eso las distintas plataformas organizadoras están muy pendientes de la evolución de la pandemia y las normas que impongan las instituciones. La distancia de seguridad es un verdadero reto en el backstage, donde los modelos, peluqueros y maquilladores trabajan muy cerca unos de otros. Y la distancia social es un problema, ya que resulta muy complicado mantener ‘a raya’ a prensa, invitados y trabajadores de las distintas empresas que conviven durante los días de pasarela. 

  La tecnocreativa

En España también se hace. Rocío Ortiz de Bethencourt es CEO y Founder en La Tecnocreativa, que presume de ser «la única escuela de moda y diseño de alto nivel, no reglada y flexible, donde conviven técnicas clásicas renovadas, y tecnologías digitales de última generación». Una de sus máximas es que ‘la moda del futuro no se aprende en las escuelas del pasado’. Para ellos, lo analógico, lo digital, y lo virtual como caras de una misma moneda: herramientas para el desarrollo personal y profesional.

Van muy por delante de lo que vemos en el sector en cuanto a desarrollo digital, no confundir con experiencia virtual, y ofrecen formación para temas tan fascinantes como ajustar patrones a diferentes avatares/maniquíes, simular tejidos en 3D, renderizar modelos 3D para conseguir una visualización hiperrealista de los diferentes tejidos…, como ha hecho Amifa Hvuemba.

La revolución digital lleva años dando enormes pasos. En ‘Desfiles de moda: diseño, organización y desarrollo’, Estel Vilaseca repasa los hitos: En 1995 Walter Van Beirendock transformó un desfile en una experiencia virtual con los modelos interactuando con imágenes generadas por ordenador. En 2000 el Guggenheim de Bilbao utilizó la tecnología virtual para exponer las prendas de Giorgio Armani. En 2006 Kate Moss abrió el desfile de Alexander McQueen en forma de holograma. En 2009 el tándem Viktor and Rolf presentaron el primer desfile transmitido online por una única modelo, la top Sharlom Harlow.

Ofrecer los desfiles en streaming para que todo el mundo pueda verlos en tiempo real desde cualquier lugar y a través de cualquier dispositivo móvil es una opción real desde hace años. La casa Burberry fue de las primeras en hacerlo y también David Delfín, pionero en España cuando trasladó su desfile a la Semana de la Moda de Nueva York. En 2016 la diseñadora Paty Abrahamsson destacó en Samsung EGO Innovation Project con un desfile en el que mezcló modelos reales y holográficas, una experiencia que hizo con la ayuda de Paraddax Lab.

Hologramas, realidad virtual, recreación digital, animación 3D… son muchas las opciones que la tecnología ofrece a los creadores. Hemos visto bailar a Michael Jackson cinco años después de su muerte y a Natalie Cole cantando con su padre 17 años después de su desaparición. Todo es posible, y las posibilidades, por lo que parece, son infinitas.

La pandemia ha obligado a redefinir las pasarelas que se van a celebrar en estos meses. La Semana de la Moda de Londres se celebra a partir del 12 de junio y lo hace a puerta cerrada, online, sin invitados y con colecciones mixtas o sin género. Lo mismo se hará en la próxima edición de 080 Barcelona Fashion que se hará del 14 al 17 de septiembre y todos los contenidos serán digitales. El recinto de San Pau será el centro de operaciones con tres escenarios en los que se desarrollarán distintas actividades que se podrán ver online. Antes será el turno de Madrid y su MBFW Madrid que trabaja a contrarreloj para definir su formato. Se pretende, si la situación lo permite, mezclar lo presencial con lo virtual.

Señal en vivo
+ Leidos