100 días de cuarentena: consejos para aliviar el estrés del teletrabajo

El trabajo remoto ha sido en circunstancias inusuales y, luego de más de tres meses de pandemia, las condiciones pueden afectar en los teletrabajadores, provocando estrés al combinar en casa el trabajo, la familia y el tiempo libre, todo en un mismo espacio. Psicólogos laborales recomiendan aquí seis tips para sobrellevarlo.

Publicado el 10 julio 2020

El trabajo remoto ha sido en circunstancias inusuales y, luego de más de tres meses de pandemia, las condiciones pueden afectar en los teletrabajadores, provocando estrés al combinar en casa el trabajo, la familia y el tiempo libre, todo en un mismo espacio. Psicólogos laborales recomiendan aquí seis tips para sobrellevarlo.

Frente al brote de coronavirus en Chile, muchas empresas se vieron empujadas a aplicar el teletrabajo para seguir continuando las obligaciones desde sus casas. Si bien esta modalidad tiene muchas ventajas, hay coincidencia en que esta situación es extraordinaria, porque las personas han debido resguardarse en sus casas y, por tanto, es un teletrabajo inusual donde hay un factor de estrés particular. Estas semana mucho cumplieron 100 días de cuarentena desde que, a mediados de marzo, se decretó estado de emergencia, lo que ha desencadenado problemas para sobrellevar esta forma de trabajar, dado el aumento de la carga laboral, la falta de tiempo para combinar las obligaciones de oficina con las domésticas y la inseguridad laboral frente a un escenario difícil.

Diferentes estudios ya señalan que un 79% de personas teletrabajando reconocen que dedican más horas al trabajo que antes y un 70% sufre estrés, según una encuesta realizada por Trabajando.com a 900 personas. La sobrecarga de responsabilidades puede ocasionar burnout, síndrome de estrés emocional crónico que está ligado con el entorno laboral y las condiciones de trabajo.

Hay varias condiciones que van a estar afectando en que se genere dicho síndrome, según Jennifer Pedreros, psicóloga laboral, quien define al burnout como un estado que se produce por estrés excesivo y prolongado, lo que provoca pérdida de interés y motivación. Dentro de las consecuencias o señales que indican que hay un desequilibrio, Pedreros enfatiza que el burnout se manifiesta tanto a nivel físico, emocional como de comportamiento, produciendo cansancio emocional y psicológico, endurecimiento afectivo o falta de realización personal. “Hay quienes pueden sentirse culpables de no rendir en las tareas frente a la antigua realidad en una oficina”, detalla.

El burnout, también conocido como “síndrome del trabajador quemado”, ingresó en la clasificación de enfermedades de la OMS y entrará en vigor en enero de 2022  El estado de agotamiento y sentimiento de falta de rendimiento en el trabajador es una realidad, y no todas las personas van a tener la misma forma de liberar el estrés que significa, por lo que acá hay algunos consejos para buscar cómo lidiar ante esta sensación de incertidumbre:

Comenzar el día: Muchas personas están optando por realizar un teletrabajo en pijama. Para Milicen Ruiz, psicóloga clínica especialista en salud ocupacional, esto resulta negativo, porque genera una sensación de que “uno no sale del modo familiar si la persona no establece un límite entre lo que es el ‘modo trabajo’ y ‘modo familia’”. Para efectos prácticos, desde ducharse, vestirse con ropa cómoda hasta tomar un desayuno previo a comenzar la rutina laboral son puntos importantes antes de teletrabajar, porque de no hacerlo pueden convertirse en un factor distractor, generando ansiedad. Para quienes tengan la oportunidad, realizar una breve rutina de ejercicios por la mañana puede entregar energía y dar mayor actividad a la jornada.

La organización es clave: Jennifer Pedreros, psicóloga laboral, recomienda mantener un horario fijo, lo que permitirá continuar con la rutina que se tenía antes en la oficina, y así diferenciar las horas laborales de las familiares y personales. “Las personas están tendiendo a mezclar lo laboral con lo personal. Necesitan sentir que hay momentos del día en el que no están trabajando a pesar de que lo están realizando desde sus mismos hogares”, puntualiza. Otro detalle que enfatiza la profesional es que siempre habrá más trabajo del que se pueda hacer solo en ocho horas de jornada, por lo que organizar tus tiempos ayudará a no estresarte y sobreexigirte.

Los recreos son necesarios: Las pausas durante la jornada laboral ayudan para prevenir dolores musculares. Desde cambiar de postura, realizar estiramientos, incluso caminar por nuestra casa ayudan sobrellevar la cantidad de horas que uno pasa sentado.

Apagar pantallas: Ambas psicólogas comparten que es necesario evitar el uso de computador, celular o pantallas en general fuera del horario de trabajo, para así mejorar las conductas de higiene en el sueño. “Ayuda a descansar nuestro cerebro, visión y evitar esta sensación de estar todo el día frente en la pantalla”, explica Ruiz, quien también da como opción desactivar datos móviles durante la noche, para no interrumpir el sueño ante algún mensaje.

Priorizar el tiempo libre: En los ratos de descanso, las profesionales indican que es bueno pasar “tiempo de calidad” con la familia o los hijos en caso de quienes tienen. Desde buscar juegos, tareas, realizar deporte o meditación, toda actividad que no implique estar frente a una pantalla es favorable. Además, dicen que es importante evitar el consumo de alcohol, drogas o fármacos, debido a que generalmente las personas que cuentan con altos niveles de estrés utilizan estos métodos. Más recomendable es buscar sensaciones de disfrute en otro tipo de actividades, como escuchar música, escribir o ver películas.

Pedir apoyo familiar: El teletrabajo a veces puede ser complicado si es que hay más personas en casa. La capacidad de concentración se agota y simboliza un esfuerzo adicional producir bajo estrés. “Las personas con estrés, al ver que no logran abarcar todas las áreas de su vida como cuidar a los hijos, hacerse cargo de las labores domésticas y, además, estar con teletrabajo, pueden tender a frustrarse”, explica la psicóloga Melicen Ruiz, quien agrega que “al sentirse vulnerables, las personas están más ensimismadas, generando conductas que pueden afectar a la rutina familiar”. Para estos casos, el apoyo familiar es fundamental para continuar con la rutina. Conversar y dialogar frente a las actividades que pasan en un día pueden ayudar a hacer más amable el sobrellevar esta modalidad, que probablemente se extenderá por más tiempo.

Señal en vivo
+ Leidos