La vida nocturna se convierte en el foco de los rebrotes en España

La tendencia ha obligado a las autoridades a poner especial atención a ese tipo de locales, donde es difícil evitar aglomeraciones y fiscalizar el uso de mascarillas.


Publicado el 23 julio 2020

La tendencia ha obligado a las autoridades a poner especial atención a ese tipo de locales, donde es difícil evitar aglomeraciones y fiscalizar el uso de mascarillas.



Durante el día, gran parte de los españoles respeta las medidas de higiene y distanciamiento social impuestas por el gobierno para contener el coronavirus, además de utilizar mascarillas y alcohol gel para limpiarse las manos en todos los comercios, espacios públicos y lugares de trabajo. Sin embargo, el panorama cambia cuando oscurece.

Una parte importante de los brotes registrados en España durante las últimas semanas se ha producido en locales de entretenimiento nocturno, donde es difícil evitar aglomeraciones y además no se usan mascarillas.

Actualmente hay más de 150 brotes activos en España, y cerca del 70% de los infectados son asintomáticos, con un promedio de edad de 46 años en hombres y 50 en mujeres.

Pese a que el 10% de los casos activos en España está relacionado con empresas frutículas, lo que más preocupa a los expertos es el peligro que representan las salidas de los jóvenes durante la noche, un ambiente propicio para la propagación del virus.

Según datos del Ministerio de Sanidad, más de la mitad de los rebrotes se ha producido tras reuniones entre familiares y amigos. Pese a que no es fácil determinar hasta qué punto están relacionados con el entretenimiento nocturno porque el Ministerio no entrega datos individualizados, gran parte de los encuentros se llevan a cabo en las noches para evitar las altas temperaturas de verano europeo. Además, los aumentos de casos coinciden con las fiestas para celebrar el fin del bachillerato y la rendición de las pruebas de acceso a las universidades.

“El ocio nocturno es lo que más nos preocupa”, decía el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, la semana pasada tras el alza de casos en el país, agregando que “los jóvenes no se deberían tomar a la ligera el coronavirus”.

Así, el epidemiólogo español advirtió que los jóvenes no son “invencibles”, y los llamó a tomar precauciones al salir de noche. Simón señaló que lo que hace estos casos más complejos es que implican a personas de “múltiples lugares” y generan una “transmisión difusa”, por lo que su rastreo es más complicado de lo normal.

Los locales de entretenimiento nocturno fueron los últimos en abrir durante el período de desconfinamiento y han sido los primeros en cerrar al descontrolarse los rebrotes. En zonas donde se lograron contener, se está poniendo especial atención en estos lugares. También se está vigilando de cerca las fiestas privadas en casas o domicilios.

Negocios amenazados

En una entrevista con la cadena radial SER el viernes, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, pidió que se restringiera la actividad “en aquellos lugares donde se están produciendo contagios”, señalando que “si en el ocio nocturno la gente se quita la mascarilla y no respeta la distancia, pues a cierta hora no podrá haber ocio”.

Esto le valió críticas de los empresarios que se dedican a este tipo de negocios, que piensan que se trata de una medida injusta y que podría afectar su sustento.

Pese al aumento de casos en los últimos días, las cifras ayer mostraron que los contagios se habían ralentizado en las zonas más afectadas por los rebrotes -como Cataluña– con 529 nuevos casos en las últimas 24 horas, un 22% menos que el lunes.

Señal en vivo
+ Leidos