Logo Canal 95
¡Única!
Imagen
Por

¿Sabes qué siente tu perro cuando le acaricias?

Es un momento muy especial para nuestros perros y para nosotros puesto que ayuda a fortalecer el vínculo entre ambos.

¿No te has preguntado nunca qué siente tu perro cuando le acaricias? Nosotras, sí. Porque vivimos con estas dulces mascotas y repetimos este gesto hasta la saciedad. Porque es imposible no buscar su barriguita cuando está tumbado cerca ni sobarles cuando llegamos a casa estresadas. Si para nosotras las caricias son relajantes e, incluso, curativas, ya que bajan la frecuencia cardiaca, alivian el estrés e, incluso, pueden ayudar a prevenir problemas como la depresión y la ansiedad, ¿qué significa para ellos este acto de afecto tan humano? ¿Les gusta? Casi podemos asegurar que sí. Casi. Y es que, como explica  Bruna Fernandes, educadora canina en Royal Canin, "podemos encontrar tantos gustos cuanto perros existentes. Cada perro es un individuo, por lo que los gustos pueden variar".

La experta en comportamiento animal señala que a priori sí les gusta, aunque existen perros que son más independientes en ese sentido por lo que debemos respectar su espacio. "De todos modos, incluso estos perros suelen buscar afecto cuando les apetece. En ese caso, está bien satisfacerles esa necesidad que tienen", indica. 

¿Se sabe qué sienten los perros al acariciarles?

Sabemos qué sentimos nosotras: relax. Y ellos, ¿qué sienten? Como nos explica Bruna Fernandes es un momento muy especial para nuestros perros y para nosotros puesto que ayuda a fortalecer el vínculo entre ambos. Las caricias pueden ser más o menos enérgicas, a favor o en contra del pelo y eso determinará un poco el efecto causado en el animal. Aunque no existen demasiados estudios al respecto una caricia relajante suele ser a favor del pelo y dada de forma tranquila. Si lo hacemos en contra del pelo y de forma más enérgica seguramente motivaremos a nuestro perro y le animaremos, un efecto totalmente contrario al de relajarse.

¿Les gusta que les acaricien la barriga?

Una de las zonas que más nos gusta acariciar es la tripita de nuestros canes, siempre y cuando ellos nos dejen, porque no todos los perros se ponen panza arriba para permitírnoslo. "Los perros pueden ponerse panza arriba por inúmeras razones: miedo, sumisión, o todo lo contrario, confianza. Es una postura que vienen adoptando como señal de sumisión, incluso, cuando son cachorros, la aprenden en torno a las seis semanas", nos cuenta la educadora canina. Es un comportamiento social que siguen demostrando a lo largo de su vida. Lo pueden hacer cuando se relacionan con otros perros o con otras especies de animales en las que nos incluiríamos a nosotros, seres humanos.

"Por lo general es una zona en la que les gusta que les acaricien. Al ser una postura en la que están bastante vulnerables, la suelen adoptar cuando están a gusto, relajados y cómodos".

¿Hay alguna parte del cuerpo y detesten que les toquemos? 

Y cuando pensábamos que ya lo sabíamos todo, nos damos cuenta de que no siempre comprendemos el lenguaje canino y podemos estar dando cosas por sentado y estar equivocados. Por ejemplo, ¿te has planteado alguna vez si a tu perro le gusta que le acaricies la cabeza? Pues según nos cuenta la educadora de Royal Canin, no mucho. De hecho, esta es una de las zonas que peor llevan que les toquemos. "Por lo general, no les gusta que les acariciemos la cabeza, la cola y las patas. Las zonas más favorables suelen ser la barbilla, la base de la cola y la barriga. Aunque como hemos dicho anteriormente cada perro es un mundo y esto puede no ser exactamente así". 


Refuerza el vínculo 

Como decíamos, el hecho de acariciar a tu mascota ayuda a fortalecer el vínculo entre vosotros, algo también muy importante cuando en la casa hay niños pequeños, a los que hay que enseñar a acariciar a su perro con suavidad. "Es un momento de relajación, en el que le estamos dedicando nuestro tiempo y atención. Existen algunos estudios que relacionan la disminución de la hormona del estrés (cortisol) y el aumento de oxitocina en la sangre tanto en adultos como en niños por acariciar a sus mascotas", señala Fernandes. 

Con caricias le conquistarás 

En resumen, a tu perro seguro que le gusta que le acaricies, y probablemente, busque tus caricias e, incluso, te ponga la cabeza o la pata para que le mimes más. ¡Las nuestras lo hacen! Pero además, la ciencia ha confirmado que los perros tienden a acercarse a aquellas personas que les acarician con afecto, según un estudio de la Universidad de Arizona. Por tanto, aunque como decíamos al principio, cada perro es un mundo, en general, nuestras mascotas disfrutan con nuestras caricias. 


Temas Relacionados
@BocaJrsOficial
Noticias
influenza
Regional
@BocaJrsOficial
Nacional
IMG_96731
Magazine
tecnología
Tendencias
@BocaJrsOficial
Deportes
Completo_italiano
Cultura
IMG_96731
Música
Internacional
Metiendo Ruido
Programas