2 de mayo de 2021

“LA APARIENCIA DE LAS COSAS”: TEME MÁS A LOS VIVOS QUE A LOS MUERTOS

Este drama de terror estelarizado por Amanda Seyfried, acaba de estrenar en Netflix Latinoamérica, y ya es de lo más visto en Chile.

Por Marcela Yianatos.

Luego de varios años alejados de la dirección de cine, Shari Springer Berman y Robert Pulcini (American Splendor, The extra man), regresan con una película basada en el libro de 2016, “Things heard & Seen”, de Elizabeth Brundage.


Ambientada en los comienzos de los 80, una mezcla de drama, thriller psicológico y terror, donde un matrimonio joven con una hija pequeña se mudan de Manhattan a Hudson Valley, zona rural de Nueva York, esto debido a que George (James Norton), el marido, consigue un trabajo en una prestigiosa universidad. Este cambio significa la postergación profesional de Catherine (Amanda Seyfried), su esposa, afectando aún más los problemas psicológicos con que carga.


En apariencia son un matrimonio normal, pero al avanzar el film vemos que entre ellos hay una desconexión absoluta, George va mostrando cada vez más su verdadera cara, mientras Catherine irá descubriendo verdades que la irán haciendo cada vez más fuerte y desconfiada. Todo esto magnificado por los eventos que ella y su pequeña perciben en su nueva casa, la que posee secretos e historias propias.


Cabe mencionar que los personajes secundarios cumplirán un rol fundamental a lo largo de la trama, nadie sobra. Interpretando estos roles encontramos a actores como F.Murray Abraham (Amadeus, Poderosa Afrodita), Karen Allen (Indiana Jones, Starman) y Natalia Dyer (Stranger things)


A veces el miedo y la desconfianza viene de donde menos lo pensamos, esa parece ser una de las principales temáticas, también de una manera bastante inusual se habla, algo solapado, sobre la violencia de género y la importancia de apoyarnos entre mujeres, para no repetir patrones.


“La apariencia de las cosas” es una película que mantiene la atención y la tensión en todo momento, tiene buenas actuaciones y un sutil ambiente perturbador. Recordando en algunos pasajes a cintas como la reciente “The Nest” de Amazon Prime, el clásico de Polanski “El bebé de Rosemary” o lo último que vimos de Darren Aronofsky, “Mother!”. Sólo muy al final el film toma un rumbo que pudiera ser una resolución absolutamente mejorable y más a tono con el resto del relato.