27 de septiembre de 2022

La NASA choca una nave espacial contra asteroide para desviarlo

La misión DART despegó el pasado 24 de noviembre desde California y  finalmente impacto una nave espacial contra un asteroide para intentar desviar su curso. 

La tarde de este lunes la NASA puso a prueba su Plan de Defensa Planetaria, que tiene como objetivo prevenir los impactos de grandes asteroides contra la Tierra. Este seria el primer ensayo llamado Misión DART, que responderá la incógnita: Si un asteroide se dirige a la Tierra ¿Seríamos capaces de desviarlo?

Así es como la nave espacial DART (Double Asteroid Redirection Test, por sus siglas en inglés) impacto al asteroide Dimorphos, que se encuentra en la lista de Objetos Próximos a la Tierra (NEO). La NASA pronosticó el choque para las 7:14 PM ET, que serían en Chile las 20:14 hrs.

El evento, que marcará un hito entre las hazañas de la agencia espacial, fue transmitido en vivo a través de los canales oficiales de la NASA y la señal partió alrededor de las 18:30 hora Chile.

¿Qué hay que saber sobre la misión DART antes del impacto?

DART, que fue diseñada especialmente para impactar con un asteroide y desviar su trayectoria, pesa unos 570 kilos y tiene el tamaño de un autobús. En concreto, se estrello con Dimorphos a una velocidad de 6,1 kilómetros por segundo.

La nave despegó el pasado 24 de noviembre desde California, a bordo de un cohete Falcon 9 de SpaceX, compañía de Elon Musk. En casi un año, recorrió aproximadamente 11 millones de kilómetros para finalmente cumplir su cometido.

Además, la misión DART incluye al pequeño satélite LICIACube, que se desprendió de ella hace algunos días para tomar distancia y poder captar las imágenes del suceso que se vieron en vivo, con solo 30 segundos de desfase temporal. El choque, según detallan los expertos podría ser equivalente a una explosión de 3 toneladas de TNT.

Si bien las imágenes se verían en vivo, toda la información recopilada por la NASA y otros observatorios terrestres que mantendrán la misión en la mira, tardará aproximadamente 24 horas en llegar a la Tierra.

Esto último significa que pronto podría saberse con certeza si el asteroide finalmente cambió su trayectoria. 


TEMAS