12 de noviembre de 2020

Madres se manifiestan por menores de edad en internación provisoria debido a delitos cometidos durante el estallido social

Los denominados “presos políticos de la revuelta” sumarían 17 en Antofagasta, entre los que se cuentan 3 menores, con edades que van entre los 15 y 17 años. 

Esta mañana familiares, amigos y agrupaciones políticas se reunieron a las afueras del centro juvenil de justicia en Antofagasta, para manifestarse en apoyo a los denominados “presos políticos de la revuelta”, un total de 17 personas, entre los que se cuentan 3 menores de edad.

Karen Tello, madre de un joven de 17 años, detenido por el incendio que afectó a una locomotora del FCAB, explica los motivos de la reunión.  

“Nosotros estamos acá, para que los chicos de adentro, mi hijo Axel, él estudia en el ISCA (Instituto Superior de Comercio de Antofagasta), tengo el apoyo de sus profesores, de sus compañeros, sus amigos, vecinos, mi familia”, detalla Karen.

Detenido desde julio de este año, se encuentra con internación provisoria en este centro del Sename. Semejante situación de otro joven de 15 años, acusado por el mismo hecho y sin pruebas suficientes, según relatan sus madres. 

“Por Cristian también estamos acá, acompañados de las mamitas del Nudo Uribe, que aún no pueden ver a sus hijos. Estamos acá para que ellos sientan que hay gente, que el pueblo está con ellos, así como lucharon por el pueblo”, destaca Karen. 

La Agrupación por la Memoria Histórica Providencia en conjunto con la Coordinadora Anticarcelaria Pampa Libre, realizan una campaña en solidaridad con los “presos políticos”, denominación que no existe de acuerdo con la normativa chilena. Sin embargo, el concepto es apoyado por diversos organismos internacionales ligados a los derechos humanos.

Esta organización indica que actualmente en Antofagasta, habría 17 personas detenidas en esta calidad, entre los que se encuentran 3 menores de edad, con edades entre los 15 y 17 años. Dentro del total, solo 2 han recibido condena, mientras que los 15 restantes continúan en prisión preventiva a la espera de un juicio.