Logo Canal 95
¡Única!
salud
redes sociales
Por

Una dieta con mucha sal puede aumentar los niveles de estrés

Aunque también aumenta el riesgo de ataques al corazón, infartos y demencia vascular, superar los 1.500 miligramos diarios de sal puede provocar cambios en el comportamiento.

Echar demasiada sal a las comidas nunca ha sido buena idea. Superar los 1.500 gramos diarios recomendados es un límite especialmente útil para los hipertensos, aunque también para quienes no quieren aumentar el riesgo de ataques al corazón, infartos y demencia vascular. Además, hay que añadir a la lista una reciente investigación ha descubierto que también provoca cambios de comportamiento al aumentar los niveles de estrés.

La Universidad de Edimburgo (Escocia) quería comprobar si la ingesta de alimentos con altos niveles de sodio o simplemente condimentar con demasiada sal podía tener efectos psicológicos. Así que experimentaron con roedores y descubrieron que causaba al menos un aumento del 75 % del nivel de estrés en un proceso muy similar al que puede producirse en los humanos.

La clave de esta relación está en los glucorticoides (cortisol en los humanos y corticosterona en los roedores). Son unas hormonas poderosas que influyen en las funciones de las células metabólicas, cognitivas y cardiovasculares. En este caso, lo que comprobaron los científicos fue que las altas cantidades de sal en la comida disparan estas hormonas de maneras diferentes en el cuerpo. De manera muy resumida se puede concretar que estimulan al hipotálamo y aumentan el volumen de estrés hasta amplificar las reacciones. Por otro lado, su efecto en el hígado aumenta también la respuesta al estrés. 

Las consecuencias, que según la investigación pueden extenderse a largo plazo, suponían que los roedores a los que se había administrado una dieta alta en sal tenían una reacción el doble de alta al estrés ambiental que los que continuaron con su dieta habitual durante el experimento.

No solo al estrés afecta comer con demasiada sal

Por otra parte, los expertos sumaron a este proceso la importante relación entre las hormonas señaladas y el eje hipotálamo-hipofisiario-suprarrenal, que implica a la digestión, el sistema inmunitario, el estado de ánimo, las emociones, la sexualidad y la gestión de la energía, junto a las mencionadas reacciones al estrés. De hecho, los autores del experimento apuntan a que también podría alterar los niveles de ansiedad y agresividad.

Los científicos han trasladado los datos a parámetros humanos se puede entrever que se elevaría la retención de sodio, lo que llevaría a "sensibles anomalías en la presión sanguínea" y "podría contribuir a un metabolismo y a una salud cognitiva pobre cuando la ingesta de sal es alta", según la investigación publicada en la revista científica Cardiovascular Research. De hecho, avisan sobre los perjuicios para la mente "porque los cambios perjudiciales en la salud del cerebro en respuesta a la alta ingesta de sal en la dieta pueden tener importantes consecuencias".

Para finalizar, los científicos recuerdan que se debe moderar el consumo de este condimento porque los beneficios serían globales. "Somos lo que comemos y entender cómo la comida con mucha sal cambia nuestra salud mental es un paso importante para mejorar nuestro bienestar. Sabemos que comer demasiada sal daña nuestro corazón, vasos sanguíneos y riñones. Este estudio ahora nos dice que mucha sal en nuestra comida también modifica la manera en que nuestro cerebro afronta el estrés", resumió Matthey Bailey, catedrático de Fisiología Renal en el Centro de la Universidad de Edimburgo para la Ciencia Cardiovascular y autor principal de la investigación.


Temas Relacionados
la-niña
Noticias
influenza
Regional
la-niña
Nacional
música
Magazine
coco legrand
Tendencias
Tomás Barrios
Deportes
Completo_italiano
Cultura
música
Música
Hamás / Israel
Internacional
Metiendo Ruido
Programas