9 de noviembre de 2022

Comer tarde aumenta el hambre y promueve el desarrollo de obesidad

Las personas que comen a horas tardías podrían tener más hambre que las que lo hacen temprano, además, también quemarían menos calorías y tenderían a acumular más grasa.

Pocos estudios han investigado exhaustivamente, hasta el momento, los efectos de comer tarde en los tres factores principales que contribuyen a la regulación del peso corporal y, por lo tanto, al riesgo de obesidad: la regulación de la ingesta de calorías, el número de calorías quemadas calorías y cambios moleculares en el tejido adiposo.

Ahora, un equipo de científicos del Brigham and Women's Hospital ha descubierto que cuando comemos esto afecta significativamente a nuestro gasto de energía, apetito y vías moleculares en el tejido adiposo.

“En este estudio, preguntamos: '¿Importa el tiempo que comemos cuando todo lo demás se mantiene constante?'. Y descubrimos que comer cuatro horas más tarde hace una diferencia significativa en nuestros niveles de hambre, la forma en que quemamos calorías después de comer y la forma en que almacenamos grasa”, explica Nina Vujović, experta en cronobiología médica en Bingham y autora principal del estudio que publica la revista Cell Metabolism.

Experimento con una pequeña muestra

La investigación estuvo estrictamente controlada e involucró a 16 participantes con un índice de masa corporal (IMC) en el rango de sobrepeso u obesidad. Cada voluntario pasó por dos experimentos diferentes que duraron seis días, con su sueño y alimentación estrictamente controlados de antemano. También pasaron varias semanas entre cada prueba.

En el laboratorio, los participantes tenían que documentar sus niveles de hambre y apetito, proporcionar muestras de sangre frecuentes a lo largo de cada día y medir su temperatura corporal y gasto de energía.

¿Tarde o temprano?

Los análisis revelaron que comer más tarde tuvo un profundo efecto sobre las hormonas reguladoras del hambre y el apetito, la leptina y la grelina. Por ejemplo, los niveles de leptina, que indica saciedad, se redujeron en la condición de alimentación tardía. Además, los comedores tardíos quemaron calorías a un ritmo más lento y exhibieron expresión génica del tejido adiposo hacia un aumento de la adipogénesis y una disminución de la lipólisis, lo que promueve el crecimiento de grasa.

“Este estudio muestra el impacto de comer tarde versus comer temprano. Aquí, aislamos estos efectos al controlar variables de confusión como la ingesta calórica, la actividad física, el sueño y la exposición a la luz, pero en la vida real, muchos de estos factores pueden verse influenciados por el horario de las comidas”, dijo el autor principal Frank Scheer, director del Programa de Cronobiología Médica en Bingham. “En estudios a mayor escala, donde no es posible un control estricto de todos estos factores, al menos debemos considerar cómo otras variables conductuales y ambientales alteran estas vías biológicas que subyacen al riesgo de obesidad”.

 


TEMAS